Scott Henderson

Ni siquiera en este blog, tan de cuestionarlo todo, vamos a discutirle a Scott Henderson una de las coronas más gordas, pesadas y brillantes de la guitarra de fusión, si es que tal cosa existe.

Scott es una absoluta bestia parda, y el responsable, según hemos podido saber, fue un bebedizo que se tomó de joven, en cuya receta había extractos de Holdsworth, Beck, Stevie Ray y el propio veneno de Henderson. Así que SH trasegó, se le puso cara de ido, se agarró a una Suhr y se convirtió en francotirador de las seis cuerdas porque, para entonces, ya tenía en el buche una técnica estratosférica y un cum laude en jazzismo, además de clara tendencia al porno guitarrístico rockero.

Scott empezó a reventar moldes con Tribal Tech, Chick Corea y el gigante Zawinul. Dicen que el suyo es un carácter complicado, pero queda por ver quién más puede enchufarse a la corriente para hacerse algunos SRV plus en Dog Party o Tore down house, luego ponerse en modo Weather Report con fraseo sideral, y terminar montándose un trío y disparando metralla eléctrica bop palanquita va y viene. Y ahora le echáis un ojo a Lady P.

Un asunto, ese de la palanquita, del que seguramente ha abusado Scott en los últimos lustros. Pero, guste más o menos, no se le puede acusar de haberse acomodado en el sillón a ver caer los dólares. Su sonido ha ido mutando hacia lo alucinógeno y es posible que Satch se pregunte, al verle, cómo es que este parece un marciano de verdad, si sale con camisetas de diez euros y no pone cara de orgasmatrón.

Henderson no esconde influencias porque su personalidad ha sido suficientemente grande para engullirlas y echar afuera una forma de tocar distinta, ultramoderna e intimidante. Quizá su música, en conjunto, no haya llegado tan lejos, y quizá sus dotes hayan de ser valoradas en círculos más bien guitarrísticos, pero para eso están blogs como este: para poner un poco de orden en ese caos de frikis llamando dios a cualquier shredder del chino.

Ya en sus sesenta y tantos, SH ha bajado mucho el ritmo de grabaciones, pero si tenéis oportunidad de ver en directo cómo tritura el blues y cómo hace chillar sus diabólicas frases, queridos chalados de la guitarra, no os lo perdáis. Estaréis delante de uno de los grandes hachas de nuestro tiempo.

scott henderson

Anuncios

15 comentarios en “Scott Henderson

  1. La de veces que habré escuchado el disco Rocket Science de Tribal Tech… Lo que hace este hombre en la canción “Song Holy Hall” siempre me transporta a algún lugar alucinógeno-sideral, vaya fraseo. ¡Gracias por poner orden en ese caos de frikis!

  2. Bueno, bueno, bueno. Tenemos aquí un auténtico peso pesado. Este hombre usa su hacha como un genuino aizkolari.

    Me voy a poner en plan abuelo y contaré una batallita: cuando era más joven asistí a una masterclass de este cortador de leños sideral. Era la época en que ya se dedicaba a grabar sus discos de blues estratosférico y había arrinconado proyectos de jazz-fusion. Se definía a sí mismo así: “I am a rocker” (lo dijo varias veces). Creo que se refería más a su espíritu que a su arte, porque puede tocar lo que le dé la gana. Vino sin guitarra y se le prestó una que corría por allí y la enchufó a un ampli que también era de la escuela donde se producía el evento. Ambas herramientas eran dignas, pero nada del otro mundo, digamos de gama media. Cuando sonó la primera nota, ya quedó claro: el sonido se hace con las manos y el alma, no con millones de pedales ni guitarras signature. Iba explicando según íbamos preguntando y todo lo ilustraba, acto seguido, con la guitarra. Entre muchas cosas que no recuerdo, dijo que lo más importante, cuando se toca, es tratar de decir algo; que él, cuando hacía un solo, pensaba “horizontalmente” sobre el mástil, que era mucho más excitante que tocar verticalmente y existían más posibilidades de hallar cosas interesantes; que, en cierta manera, había que conseguir “dejarse llevar” por la música y no pensar en escalas, arpegios y demás (lo dice alguien que tiene todo un arsenal de recursos y conocimientos); en fin, explicó muchas cosas, fue generoso y no se anduvo con secretismos. Y fue afable, aunque ya tenía, por aquél entonces, esa cara suya de mala leche que se le ha ido acentuando con los años. Resumiendo: un fucking crack.

    ¡Abrazote-s!

  3. Ah, y otra cosa: ¿te has dado cuenta que, por hache o por be, siempre aparece tito Joe por algún sitio? ¡Es como la peste!

  4. Bienvenido, vaevictis. Desde luego, cuando el Henderson se pone en plan Jeff Beck de quinta generación es una cosa pero que muy gorda y pero que muy galáctica.

    Gracias a ti por comentar; aunque me parece que lo de poner orden en el caos friki se va a escapar de mis posibilidades. Estos frikis son muy revoltosos.

    (Ya aprovechando: tu blog no me puede parecer más interesante).

  5. Borriquito, de tanto hablar del petardo de Satch lo tenía en la cabeza al escribir sobre Scott. No me pude resistir a soltar una inocente pulla. Y por cierto que, en los comentarios del post de Joe, Daniels cuenta la opinión que tiene SH sobre el amigo.

    Apasionantes, como siempre, tus batallas con el invitado de turno. También diré que lo de dejarse llevar y no pensar en escalas y arpegios me parece un consejo estupendo de Scott, pero a mí me funciona regular. A ver si el truco va a estar en haberse dejado media vida estudiando antes.

    Para escoger la foto siempre echo un buen rato, no te creas tú. Encontré esta, con el afro y sin cara vinagre, y me gustó. A SH lo vi siendo (yo) muy jovencito, en el 90, y tenía (él) más o menos esa pinta. Volví a verlo mucho después, pero esa no cuenta porque no se oía un pimiento. Lástima.

  6. Claro, eso le dijimos todos, riendo, cuando nos dio el consejo: joé, Scott, para ti es fácil decirlo (entretanto, jolgorio general).

    Pues qué bien. Yo no he tenido la fortuna de verlo en un bolo (no me quejo, que conste). Me alegro mucho por ti, querido Pst.

  7. Oblicuo, cruzado, difícil, exquisito y de un lenguaje único, pero único en serio. Todos los guitarristas querríamos tocar como Scott.
    Y su último disco es el mejor de todos. Insondable.

    PD: Al fin SH!!! Saludos desde Argentina.

  8. Hola Jorge, recuerdo que hace tiempo me preguntaste cuándo le tocaría el turno a Scott Henderson. Lo he retrasado un poco por aquello de ir dosificando a los figurones, pero ya ves, por fin tiene su post.

    Es curioso porque no está entre los guitarristas que más he escuchado, pero cuando juego a eso de pensar como quién me gustaría tocar, él me viene a la cabeza de inmediato.

    No he oído el último disco y me lo apunto ahora mismo, ¡gracias!

    Borriquito, vi al amigo en San Sebastián con el Zawinul Syndicate. Recuerdo haber alucinado muchísimo con aquel guitarrista tan raro y tan diferente a lo que yo conocía, creo que me sobrepasó un poco. Y, la verdad, me sigue sobrepasando ver tocar a este tío…

  9. Siento cierta decepción y tristeza con esta entrada. No por su contenido sino porque esperaba el francamente improbable encuentro con el hombre con hacha que se ha muerto hoy. Aún no tiene sitio en este blog pero seguro que lo tiene en nuestro recuerdo. De veras que lo siento.

  10. Querido Pst. Quería decir que obviamente siento la pérdida de ese hombre, pero no lamentaba que no hubiera una reseña en este blog al guitarrista. Conozco las circunstancias de este espacio de música y sabía de antemano de la imposibilidad de que hubiera una entrada dedicada al artista desaparecido. En fin que ayer no fue un buen día. Abrazos.

  11. Imaginaba que te referías a eso, blunsburifran.

    Lo de Petty, tan inesperado y tan antes de tiempo, me ha sentado muy mal, como a todo fan; y él merece un blog entero que le dedicaría con gusto si mis días tuvieran unas pocas horas más. Por el momento, ya sabes, me veo apurado para plantar una entrada mensual en este bosque guitarrístico.

    Es verdad que en la idea de este sitio no acabo de ver al gran Tom, pero quién sabe lo que pensaré cuando lleve ciento cincuenta hachas. Tendrás que seguir entrando para comprobarlo…!

    Abrazos.

  12. Pues aunque tengo un disco de Tribal Tech, nunca le hice mucho caso a este tipo; es lo bueno de Pst, que siempre está ahí para hacer un buen artículo y recordarnos a grandes artistas.
    Voy a ponerme con ello…
    ¡Saludos!

  13. Gracias Hono, ¡se hace lo que se puede! En el caso de Scott, a mí me pasa lo que he comentado más arriba y también dejo entrever en el post. Sus discos no me interesan especialmente, pero el tipo es increíble guitarrísticamente hablando; su lenguaje, sus recursos y su expresividad son una cosa disparatada.

    Es un poco lo de Holdsworth: quizá son guitarristas para guitarristas, y difícilmente le van a decir mucho a quien no esté metido en ese mundo. No tengo idea de qué lugar en la historia de la música ocuparán dentro de cincuenta años.

    ¡Saludos!

Haz un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s