James Hetfield

Hetfield nació en el 770, en un poblado vikingo de Jutlandia. A los veintitrés destripó nueve monjes, incendió Lindisfarne y bebió sangre de basilisco. Volvió al mundo en 1963, ahora en California, y por nostalgia del hacha acabó agarrado a un artefacto con cuerdas que no mataba. Al menos hasta caer en sus manos.

En adelante, todos íbamos a aprender cantidad de cosas sobre thrash metal y megatones.

Lo de Hetfield fue la unión del intestino grueso con el metrónomo; la del rock con el misil Tomahawk. En las afueras de todo eso jugaban los jevis de los setenta, dejándose tres cuartos del gas en portadas y pose; pero el joven James penetró en los conductos mugrientos y abrió un boquete del que salió el caos. Y el caos, como sabéis, solo se ordena con una batería y una guitarra que haga las veces de ametralladora.

Con ese rugir que ya nos encajaba con títulos como Kill ’em all, redimió James a cantidad de cantantes metálicos y les señaló los garitos que servían matarratas de verdad. Si se va de malote, se suena como malote o se queda uno en casa jugando a la canasta.

La zarpa derecha tremebunda de Hetfield reinventó el riff y se lo escupió al hombre nuevo. Aquí teníamos que hablar de guitarras, pero hoy nos presta lo historiográfico porque esto de James fue doblar la esquina del tiempo y abrir la alcantarilla para que una generación cayese dentro y saliera con furia reforzada y prisa por sonar a infiernos.

James Hetfield es Metallica, y Metallica es algo serio en esa historia del rock tan propensa a ver traidores por todos lados. Nos quedamos en sus primeros cinco discos porque lo que hay en ellos es ineludible antropológica y artísticamente: el caballo de Napoleón existió; los riffs y la garganta de James Hetfield existieron. Los gustos son otra cosa.

En la discografía de los metálicos hay porno y perdigones que pueden entrar o no entrar, pero que ser, son. Y los apisonantes sonidos de Blackened o For whom the bell tolls no han escondido la inspiración y la personalidad de Hetfield a bajas revoluciones. Podéis oír One otra vez, sí.

Hace mucho que James se convirtió en rocoso tótem del riff. Y hace mucho que sabemos que su banda soportará la prueba del tiempo porque ya ha sido capaz de soportar los solos infumables de Hammett.

james hetfield

Anuncios

9 comentarios en “James Hetfield

  1. ¡Qué entrada más buena!

    Y vaya por delante que no soy seguidor de Metallica, a pesar de haber tocado Seek and Destroy con el típico grupo de barrio adolescente (éramos unos petardos pero nunca me lo he vuelto a pasar tan bien). Yo era el más viejo y llegué el último a la fiesta, así que todos ellos, siendo fans de James y sus secuaces, incluyeron susodicho tema en el repertorio. Pero estoy divagando, vuelvo a lo que nos interesa.

    Genial la analogía que haces entre el Hetfield vikingo y el de ahora. Desconocía la existencia del primero. La verdad es que nuestro coetáneo también tiene modos y pinta de vikingo, ¿casualidad?

    No puedo escribir con propiedad en esta entrada. Más que nada porque soy un gran desconocedor de la discografía de Metallica, nunca he podido escuchar un disco entero. Será porque nunca he soportado la guitarra de Kirk, ¿cómo es posible que todos y cada uno de los vibratos le suenen desafinados? Misterio digno de ser investigado por Iker Jiménez. O simplemente mal gusto, no sé. El caso es que me duelen los oídos cada vez que lo oigo.

    A Metallica los vi en un Monsters of Rock organizado en Barcelona, no recuerdo el año, y me aburrí soberanamente. Compartían cartel con AC/DC, que eran los que en realidad había ido yo a ver y escuchar. Como bien dices, una cosa son los gustos; y otra bien distinta es la metafísica. Y los chicos estos (porque cuando empezaron eran unos muchachos) rezuman autenticidad, al menos en los cinco primeros discos (esto último es un acto de fe por mi parte, si lo dices tú es porque -estoy seguro- lo dices con propiedad; así que yo no hago nada más que repetirlo; como ya he dicho, no tengo ni pajolera idea a niveles profundos sobre los vikingos californianos), y eso lo pude sentir en ese concierto.
    Sin embargo, nunca he podido conectar con su música, será una cuestión generacional, quizá.

    ¡Abrazote!

  2. Tampoco es que sea fan de esta gente, pero si hay algo admirable es saber lo lejos que han llegado haciendo música tan salvaje y sin ninguno tipo de marketing.

    Un saludo,

  3. Pues sí, Hono. De acuerdo contigo. Además, poseen sello y personalidad; a veces eso es más relevante que simplemente tocar bien. Lo que si no soporto, insisto, es la guitarra de Kirk Hammet; le piso la cola a mi gato y suena mejor.

  4. Borriquito, no me digas que también has tocado Metallica… My God, ¿qué no has tocado tú?

    La vikingada estaba a huevo, las cosas como son. Y la pulla a Kirk. A mí, más que su desafinación, me molesta que no diga absolutamente nada, que sean notas y clichés porque sí. Encima, en estudio. Me da un bajón cuando entran sus solos-tostonazo; es imperdonable en una música como esta.

    Que coincido con vosotros en que no es música para cualquier momento (seguro que no he oído un disco entero seguido). Pero cuando entra, es una cosa muy seria. ¿Qué pondríais si no os tocara el gordo de la lotería por un número? Yo casi seguro que a Monteverdi no.

    Abrazos a los dos y gracias, como siempre, por no perderos una.

  5. Hombre, a Monteverdi, no. A Bach, sí. Jajaja, ya sabes.
    Me estoy poniendo pesado, pero es que oigo la primera desafinada de Kirk y ya no llego a lo que sigue, jajaja. Poca broma con esto de desafinar. Si con tus manos no eres capaz de tocar afinada tu hacha, es decir, hacer algo tan básico con el instrumento, ya te puedes imaginar lo que vendrá. Y si me pongo quisquilloso, hay desafinadas y desafinadas. Y las de Kirk son FEAS. Ay, pobrecico. Porque una desafinación consciente y buscada por parte del músico… eso es color. Pero lo de este hombre… Añádele todo lo que comentas y bueno… Falta musicalidad a raudales. Y que conste que no le tengo tirria (menos mal, jajaja).
    Abrazotes.

  6. Vamos a solucionar esto como es debido: yo te paso el teléfono de Satriani, que lo tengo aquí, y tú le llamas y le cantas las cuarenta. Ya sabes que fue él quien enseñó a Kirk!

  7. ¡Jajajajaja! ¡Claro! Se me había olvidado. ¡Ahora lo entiendo todo! ¡Uf, qué descanso!

  8. Como lector incansable de este espacio de guitarreo rompo mi silencio para denunciar el continuo escapismo de vainilla y pistacho a que nos tiene acostumbrados el autor. ¿Para cuándo la revolución social?, ¿no hay espacio para la denuncia y el golpeo de acordes?. Aquí dejo la reseña de un tipo que sabe de música -no el que nos castiga en este espacio- y de un hombre con hacha que hace tiempo debió de entrar en el listado: http://lasoga.org/workers-playtime-bragg-fuera-de-la-trinchera/

  9. Querido blunsburibarton, si será sospechoso tu comentario que WordPress me lo envió derecho al cubo del spam, primer caso (créeme) en la historia de esta bitácora. De allí lo acabo de rescatar.

    Me preocupa que alguien que lee Mafalda y esta página ponga la prosa afeminada del tal Mendoza como ejemplo de algo. Bien se le ve que ni ha leído a Mayakovski, ni sabe lo que es el sindicalismo, ni ha rascado nunca una guitarra sucia, que es cosa que imprime carácter.

    Qué repelús me dan estos diletantes.

    Respecto a la revolución social, te parecerá poco un título como Hombres con hachas, que a mí mismo me asusta de agresivo e insurrecto que suena. Por otro lado, los cantautores nunca han sido más que unos flojeras y aquí no les damos bola por una cuestión, justamente, moral. Para aparecer en este blog por razón de beligerancia política, mínimo hay que haber cagado en la mesa del Despacho Oval.

    En el caso de Bragg, nos vale también Buckingham Palace.

    Permaneceremos atentos a los acontecimientos, blunsburibarton. Quién sabe.

Haz un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s