John Frusciante

Desde jovencito tuvo Frusciante claro qué es ser guitarrista de una banda, y mostró madurez musical a partir de su misma entrada en RHCP para reemplazar al finado guitarra fundador. Hablaba entonces con reverencia de Captain Beefheart, Zappa y los antiguos bluesmen, aunque al oírlo era funk y Jimi. Sus rítmicas, el bajo de Flea, los Chili Peppers, iban a ser responsables de un sonido que terminaría en la historia del rock, guste o no, hayan cometido o no el pecado de vender trillones de discos.

Eran los últimos ochenta y se venía una década de grunge, ojeras, jeringazos y depresión. Los Chili eran tan yonquis como cualquiera, pero insuflaron vida a su música y no vendieron languidez; entre eso y Blood sugar sex magik les habría de bastar. John debutaba en Mother’s milk, con exitosas versiones y Sexy mexican maid. Nada comparado con Blood…: Give it away, la redonda Under the bridge y la lírica I could have lied, en la que Frusciante construía un solo de extrema musicalidad con pocas notas; un sello absolutamente suyo.

JF se evaporó en pleno everest del estrellato. Hay alguna contradicción al respecto, pero a mitad de gira plantó todo e inspiró un título a Enrico Brizzi: Jack Frusciante ha dejado el grupo. Lo que hizo después fue encerrarse largo tiempo en casa, rodeado de sustancias de colorines. Y entre pico y banderilla grabó sus cosas. Siempre ha grabado mucho, John; un montón de irregulares discos a su nombre esconden muestras de creatividad como Murderers o Falling.

RHCP seguían con Navarro, pero no era lo mismo. En 1998 rescataron al lacerado y escuálido Frusciante para la causa, y volvieron entre todos a rellenar de hits Californication y By the way. Supo John alumbrar, de nuevo, guitarras concisas y brillantísimas como las de Scar tissue. Y, una exitosa década después de su regreso, volvía a dejar la banda.

Es JF un inspirado hacha rítmico, un creador de riffs. La guitarra de Under the bridge no desentonaría en el Axis: bold as love, y más no es posible decir. Sobre esos chispazos se ha hecho música para nuestra memoria; un talento que ha estado donde mejor y más lucía. A Frusciante le han cambiado los dientes, injertado piel y arreglado montones de estropicios. Ha estado a punto de diñarla y, como Keith Richards, se ha buceado el tenebroso fondo del rock.

Pero él sabe tocar.

frusciante

Anuncios

3 comentarios en “John Frusciante

  1. Pues sí, está chulo y es muy Frusciante. Oí esto hace tiempo y lo tenía casi olvidado; es tan dispersa la discografía de este hombre…

Haz un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s