Al Di Meola

Al Di Meola afirmaba, allá en sus tiempos de Return to Forever, que su objetivo era convertirse en el guitarrista más rápido del mundo. Claro queda que su paso por Berklee no acabó de serle provechoso para el enfoque musical. Pero vamos a tomarlo por pecadillo de juventud porque, al cabo, estaba Al cumpliendo los veinte.

No parecía mal comienzo adentrarse en la farándula de la mano de Corea, aunque RTF no sea la cima de la carrera del pianista. Di Meola, en cualquier caso, dispuso de un bonito trampolín para acabar aterrizando en el lugar que le daría fama: una silla entre Paco de Lucía y John McLaughlin, en aquel trío de éxito planetario con sus giras y su Friday night in San Francisco.

La vecindad con Paco y John no dejaba de ser ilusoria: Al podía competir con ambos en digitorrea, y bien que lo hacía; en ningún otro aspecto les llegaba a los talones, pero en el show de efectismo y pirotecnia estaba él como en la mecedora de su casa. Luego tenía, ADM, una mano derecha que impactó a los guitarristas, con su milimétrica precisión rítmica atacando intrincados saltos de cuerda; conquistó el de Jersey hordas de seguidores entre los hachas aficionados, que durante largo tiempo le votaron masivamente en las encuestas del Guitar player, y así.

Al, todavía, suele querer demostrar que es capaz de meter más notas que el otro y adopta un gesto chulesco cuando toca. Además ha venido poniendo a sus discos títulos feos y grandilocuentes como Splendido Hotel o The grande passion. La técnica nadie se la va a negar, y sus momentos, más allá de la famosa introducción del Mediterranean Sundance, los habrá tenido. Pero, de verdad, qué empacho de hombre.

Se diría que su nombre ha permanecido a flote tres décadas con el aire que le insufló el trío, porque el relativo estatus de estrella que conserva hoy Al Di Meola no viene de ninguno de sus últimos quince discos, aunque haya grabado algunos socorridos homenajes echando mano de Piazzolla y The Beatles.

Es oír su tiesa versión de And I love her, rellena de las notas gratuitas de siempre, compararla con la de Metheny, y entender por qué uno está en la historia de la música y otro siendo chorreado en un blog caprichoso como este, que dispara palabras como él dispara notas, pero sin cobrarlas.

al di meola

Anuncios

3 comentarios en “Al Di Meola

Haz un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s