Prince

Sobre el Prince guitarrista siempre ha planeado una duda, que continúa porque él se nos ha distraído más de la cuenta en estos últimos veinticinco años. Parecía, durante los ochenta, un dios de la música; un dios de los caprichosos y tocapelotas, sí, pero sus dones no estaban en discusión. Luego de esa década no sabemos si se extravió entre los veinte instrumentos que dice tocar o entre los brazos de sus chicas; el caso es que se le fue la perola, y con la perola, se diría, la explosiva creatividad ochentera.

A estas alturas, mientras Roger se pelea con la industria musical, sus fans y todo el que pilla por delante, podemos ya preguntarnos por el guitarrista que fue, que es, que pudo ser.

Con eso del multiinstrumentismo, la multiactividad y otras multicosas, nunca se nos centró en algo específico. Que es un cantante grandioso resulta tan meridiano como que en directo solía fulgurar agarrado a las guitarras que le construía Jerry Auerswald. Una entera macedonia estilística le pasaba por los dedos: un poco de blues, un mucho de funky, algún riff pesadote, una pizca de rock. Todo con un feeling aplastante y una evidencia que decía este-ha-nacido-para-esto. Luego, con suerte, se descolgaba con un solo paroxístico en Purple rain o The question of u.

Los discos tenían sus guitarreos, brillantes, pero siempre asomando la puntita. En aquel diminuto cyborg de la música se habían amalgamado trozos de Sly Stone, pasos de baile de James Brown, falsetes de Smokey Robinson y fogonazos de Jimi Hendrix. Nosotros queríamos los fogonazos, pero el Prince se acabó dando tanto al funky machacón que dejamos de hacerle caso hace ni se sabe.

Sin embargo, existe Youtube para verle tocar un Honky tonk woman y para asistir a su ataque de diva estelar compartiendo escenario con Tom Petty, Jeff Lynne y algunos otros: un solo un pelín sobreactuado en While my guitar gently weeps que, no siendo nada del otro jueves, todo el mundo pone por las nubes. Quizá es que los what if sobre lo que Prince podría hacer si quisiera le fueron siempre tan favorables que la propia realidad se la multiplicamos por tres sin darnos cuenta.

El día que nos manden a la isla desierta con un solo disco de Prince pediremos Around the world in a day. Cero guitarreo. Pero qué músico, ese pequeño y presumido Roger.

prince

Anuncios

12 comentarios en “Prince

  1. Como diría el Tomate: tú quieres pedirme algo…
    Muchas gracias fiouck, no sabes lo bien que me ha sentado.

  2. Bueno, necesito 3 millones de € para mi negocio, te mando mi cuenta bancaria en privado :-)))))
    No, en serio, me encanta el estilo. Cuánto tardas en escribir una nueva entrada?

  3. Oh, cuánto lo siento, el dinero se me da mal… Justamente vivo de escribir, o lo intento, así que hazte una idea de los millones que me sobran.
    Fíjate que esta de Prince no es de las entradas que más me gustan, pero gracias again. Es estupendo, esto de los piropos.
    No sé si te refieres a cuándo subiré la próxima entrada (pronto, pronto), o cuánto tardo en general en hacer una. Esto último depende de lo fresco que tenga al guitarrista de turno, no sabría decirte, pero con esta frecuencia de publicación no corro el riesgo de estresarme.
    Hay quien se hace un post diario durante varios años. Lo que oyes.

  4. Escritor? Periodista? Columnista? Guionista?
    Un post diario durante varios años? Hay que estar muy mal de la cabeza!

  5. Jo. Qué valor, y qué bonito poder vivir de ello, aunque sea malamante.
    Por cierto, podías haberme corregido tropecientosmil veces en mis posts! De verdad me hubiera gustado, como buen guiri amante de lo bien dicho en francés y español…

  6. Qué va. Te he dicho otras veces que yo a tu blog iba a leer, fuera cual fuera la música; me encantaban los textos, y eso no es algo que me pase a menudo en esta blogosfera de Dios. Cuando supe que eras francés me sorprendió un montón, y bien pensado aun me sorprende; ¿hablas y escribes igual de bien en los dos idiomas?

  7. En qué quedamos, quién quiere el coche del otro para esta noche? 🙂
    Gracias por la parte que me toca. Ni idea de cómo escribo en francés, nunca he tenido la oportunidad, más allá de un uso estríctamente profesional. Sí sé que a veces echaba de menos algunas expresiones típicamente franchutes para las que no encontraba la traducción adecuada. Cosa que también pasa al revés, hay dichos en español que no sé decir en francés.
    Así que gallego eh? 🙂

  8. Sip. Nos hubiéramos estado callados. Este me ha dolido; no sé exactamente por qué, pero con su divismo, su megalomanía y lo que quieras, me caía bien, el Prince.

Haz un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s