Derek Trucks

Un tío suyo fue miembro fundador de The Allman Brothers Band, y andando el tiempo la dinosáurica agrupación llegaría a hacer mucho por la fama de Derek Trucks. Pero quizá, también, le llevó a ser visto como algo que no es: un guitarrista unidimensional, apegado al blues y a la tradición más venerable. Al contrario, la trayectoria del joven Trucks, ya larguísima, guarda un buen puñado de sorpresas.

Sumergido en el medio musical desde la cuna, contaba sólo doce años cuando Dylan le invitó a subir al escenario. Él no tenía claro quién era Bob, pero ya por entonces se codeaba con Buddy Guy y otras luminarias. Así estaba el patio de su talento adolescente. Entre aquel chaval y el hombretón de luenga coleta rubia hay un camino sembrado de logros obtenidos con un slide, unas manazas y un sonido que es como un atropello de mojo.

La primera grabación con The Derek Trucks Band escondía versiones de Coltrane, Miles y Shorter, y antes de llegar a los veinte afinó Derek su inédito dominio del tubo deslizante hasta oírse en él a Duane, a Cooder y a los negros del viejo Sur. Era capaz de solos tan líricos como el de So close, so far away, y de discos como Joyful noise, en que igual escuchábamos a Solomon Burke, que una pieza paquistaní, que a Rubén Blades. El majestuoso bottleneck que lo envolvía todo daba sentido a semejante ensalada estilística.

A Derek le gustaba buscar espacio armónico para desarrollar su gusto, poco dado a los licks. Coqueteaba con el jazz esporádicamente y recordaba a Santana otros ratos; poco blues había con su banda, quizá porque ya mataba el gusanillo con docenas de colaboraciones y una duradera vinculación a los Allman que terminaría en 2014, dejando momentos como High cost of low living: Haynes y Trucks entrelazando las guitarras que inventaron Betts y Duane.

El ritmo de DT sigue siendo agotador, y sus inclinaciones le siguen llevando del oriental regusto a sitar al r&b de la Motown. Los últimos tiempos parece más centrado en la Tedeschi Trucks Band junto a su mujer; no descubren la música pero suenan, sí, de maravilla.

Como guitarrista, el impávido Derek dejó atrás a Duane y a cualquiera que haya posado un slide sobre las seis cuerdas. Es oir solos como el de Midnight in Harlem, en Albany, 2012, y evaporarse las dudas, una tras otra.

derek trucks

Anuncios

Un comentario en “Derek Trucks

Haz un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s