Angus Young

Una definición urgente del rock: alguien tocando un riff contundente y alguien rugiendo. Pero no cualquier rugido. Y no cualquier riff.

Angus Young es, al menos, la mitad del rock and roll en su formulación más esencial e imperecedera. No vamos a hablar mucho de su biografía porque nos corre prisa dejar claro que él es historia de la música, en letras grandes. El resto resulta más bien anecdótico: es diminuto, australiano de adopción, nervioso; lleva varias décadas disfrazado de colegial y prendido a una Gibson.

Entendió desde el principio lo que es el sello y el carisma, lo que es la imagen y la diferencia. Entendió la industria del rock tan bien que AC/DC fueron famosos desde pronto, porque tenían a Angus, tenían a Bon Scott, y tenían algo que decir; algo radicalmente distinto a la hinchada grandilocuencia de tantas bandas exitosas en los primeros setenta.

Para eso venían de las antípodas.

Angus escupió en aquellos años metralla rockera en ráfagas increíblemente efectivas. Junto a los aullidos de Scott, era descubrir de nuevo la pista del rock. Era el lío que inició Chuck Berry, pasado por los infiernos y repotensiado. Porque quedamos en que tocando rock, oyéndolo, uno ha de sentirse un poco gamberrazo.

AC/DC es seguramente la banda con más gancho que nunca haya existido. Y Angus Young el guitarrista que haya hecho más con menos. Su sonido restallante y sus aciertos, muchos, lo redimen de casi cualquier cosa. Eso, y haber sabido superar sin trauma la pérdida del pasadísimo Ronald Belford Scott.

No es AY un instrumentista técnico, ni por asomo. Pero eso importa tanto como el color de sus calzoncillos. El pequeño Young es un hacedor de rock, que repite desde hace lustros la fórmula que siempre le funcionó; y nos parece perfecto que lo haga en tanto sus directos continúen siendo lo que son. Porque si algo no puede permitirse ese grupo, ese personaje, es arrastrarse por los escenarios después de haber hecho en ellos lo que han hecho.

Sobra mencionar sus hits, con el cantante que sea. En realidad sobra toda explicación y toda perorata, y también eso hemos de agradecerles a AC/DC y a su piccolo hombre con hacha: hacer música exenta de discurso, de concepto y de afectación.

No siempre les ha salido bien. Pero levante la mano el que tenga algo que reprocharles.

angus young

Anuncios

Un comentario en “Angus Young

Haz un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s