Antonio Toledo

Algunas cosas se le adeudan a la música, y una de ellas, una de las importantes, es el disco en directo que Javier Ruibal y Antonio Toledo jamás grabaron solos, dos guitarras y una voz.

Hace veinte o veinticinco años Ruibal se empeñaba, desconocemos si hemos de echarle toda la culpa a él o partírsela con algún productor persuasivo, en envolverse el canto con un acompañamiento afectado, pantojístico, falso para cualquier voz y mucho más para la suya, no exactamente una voz cualquiera.

Esto pasaba en Duna, en Cuerpo Celeste, en La piel de Sara. Esto pasaba mientras en las giras, en las que siempre hay que mirar por el ahorro, se presentaban únicamente dos músicos, el propio Javier y el gran Antonio Toledo, para dejar a los asistentes tan boquiabiertos en el pub de turno como decepcionados más tarde, al intentar encontrar algo parecido en los discos del gaditano.

Yo fui uno de ellos. Uno de los que, además, asaltaron a Toledo en un descanso para preguntarle cómo era que podía tocar así, y cómo era que aquellas maravillas no eran recogidas con un micrófono y perpetuadas para los restos. Antonio me respondió, a la primera pregunta, que había estudiado muchísimo, y a la segunda, que tampoco él estaba enamorado de la vestimenta redicha de los discos; que le gustaba mucho más el juego de las dos guitarras. Además, añadió, así todos los solos son para mí

Sí, Toledo era, es, un virtuoso y un solista despampanante, capaz de hacer sonar arreglos endiablados con una fluidez a la que no pudo asomarse, después, ningún sustituto. Ruibal se subía a ese tren en marcha y empezaba a cantar, como sabe, como puede. Los que vimos aquello varias veces lloramos amargamente, aún ahora, por ese disco que no llegó a ser. Los que lo vimos nos hemos vuelto unos cenizos con Javier, que ya nunca nos suena como entonces, y con Antonio, que sigue paseando su genio en otros proyectos que ya nunca nos han vuelto a parecer tan hechos a su medida.

Seguramente somos injustos, embutidos en nuestra nostalgia, pero la tecnología no nos ayuda demasiado a sacudirnos el polvo. Lo que hay de AT en youtube no da justa idea de su dimensión como guitarrista. Está, eso sí, la introducción imperial de una pieza en trío titulada Sr. Gómez. Acústica y púa. Vedla.

antonio toledo

Anuncios

3 comentarios en “Antonio Toledo

  1. Ráscame, vengo de visitar al Sr. Gómez. Acústica y púa… no la conocía. Miña nai, vaya desmadre del Toledo. Dónde se piden los bises?… y qué pasa con la red, que no hay más de AT. Ahora me pincho Pasará, de Cuerpo Celeste…

  2. Yo no sé qué pasa con la red, Kinkilloso. Esto no es de recibo.
    Es verdad que hay colgada parte de una actuación de Ruibal y Toledo, de aquellas, con un sonido más bien regulero… :

Haz un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s