Frank Zappa

Algo así como la dignidad del rock. Siempre estuvo por encima de sus entrevistadores, siempre estuvo por encima de sus fans; y se cansó de hacer bufonadas sin convertirse nunca en un bufón. Si tuviéramos que enviar a un músico a algún sitio en representación del r’n’r, no sería un surfista, ni un jipi lenguatrapo, ni un gamberro punki ni un jevi escandinavo. Sería Zappa. Su tocha, su retranca, su bigotazo, su discernimiento.

La valía como creador de FZ es más bien absurdo cuestionarla. Pero si tuvo fama más allá del círculo que prestaba oídos a sus discos fue por cáustico, por ocurrente y porque supo hacerse una imagen con gancho. Muchos, sin haber oído nada de él, conocen su foto en el retrete y su frase sobre el periodismo del rock. Muchos, antes de encarar su música, son conscientes de que Zappa mola, y desean fervientemente que les guste.

Daba Frank sensación de tomarse las cosas simultáneamente muy a broma y muy en serio. Parecía resbalarle todo, pero sus actuaciones estaban hipertrabajadas y los músicos de que se rodeaba no eran unos cualesquiera. Nos encaja, sí, que no se viera a sí mismo como guitarrista, sino como compositor capaz de manejar las seis cuerdas. Porque sus solos tienen algo de ensimismado: FZ no está encantándose con el instrumento, sino rebuscando material melódico. A veces lo encuentra y a veces no tanto, pero, repetitiva o no, sucia o no, en su forma de tocar siempre hay un raro magnetismo.

Shut up ‘n play yer guitar es un como retrato del Zappa guitarrista: su sonido, su particularísimo sentido rítmico, sus hallazgos y, también, sus divagaciones sin sustancia. De alguna manera, el FZ instrumentista juega con ventaja porque sabe que nos tiene ganados de antemano y no le vamos a juzgar como a un hacha a sueldo. El músico, en todo caso, es mayor que el guitarrista. Pero el guitarrista es grande, por verdadero, por suyo.

La producción de Zappa es inasumible y la lista de nombres que tocaron a su vera, mareante. Luego, su música es su música. Cada uno se la bucee y se la juzgue como pueda. Aquí nos vamos a quedar con Apostrophe (‘), Hot rats y una genialidad de The Grand Wazoo llamada Blessed relief. Y con su voz, también. Con ese vocalizar socarrón perorando por encima de una banda concentradísima.

El gigante Frank Vincent Zappa.

frank zappa

Anuncios

15 comentarios en “Frank Zappa

  1. Oé, oé, oé… que cada uno se la bucee, su música: aparte los que dices, Overnite sensation, Freak out!, The Helsinki concert, Roxy & Elsewhere, etc…. y sus riffs pentatónicos, y sus solos epilépticos, y sus speeches de visionario…

  2. No sé si “añade valor”, que no estaría mal, pero espero que “añada furor Zappa”… Ráscame, pínchate los solos en estudio de Montana y Zomby Woof (Overnite sensation), desatascan cualquier cañería, qué trallazo eléctrico… Cuando los pongo, no sé si atender a la guitarra, al bajo, a la batería, a todo a la vez o a nada, me supera, lo único que acierto a hacer siempre es subir el volumen del cacharro…

  3. Madre mía. No tenía ni idea, pero todo suena más bien penoso. Una gresca por la herencia, una prohibición a Dweezil de tocar la música de su padre y, ahora, un fucking holograma del gran Frank. Pero, hey, que dice Steve que está ok, que es un acto de amor…

  4. Sí, él siempre aportando energía positiva… ¡Es que es más majo, el chaval! ¿No será la reencarnación de Jesucristo?

  5. Que conste que a Jesucristo lo metiste tú en el ajo, ¿eh?
    De quién nos reiríamos en este blog si no tuviéramos a Vai y a Satch… 😉

Haz un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s