Jimmy Page

Que compró la antigua mansión del místico Aleister Crowley, a orillas del lago Ness; que introducía referencias enigmáticas y ocultistas en los discos y en sus ropas on stage. Sobre Jimmy Page se podría contar mucho. Pero la cuenta más importante, en lo musical, acerca de él, sería la que mostrase la cantidad de guitarristas de rock que han sacado de su instrumento tantas cosas memorables como el de Middlesex.

Incluso el mayor de sus enemigos habría de reconocer que en ningún caso llega a cinco esa suma, se pongan los metaleros recalcitrantes, grandes distorsionadores de sonido y de estadísticas, como se pongan.

Jaime Página se resistía, según parece, en su primera juventud, a dejar su trabajo de músico de sesión. Pero acabó teniendo su correspondiente etapa Yardbirds, en aquellos intercambios de cromos con sus amiguetes Beck  y Clapton , y después se fue por fin a hacer historia junto a Plant, Bonham y Jones. Los siete u ocho años siguientes son Led Zeppelin escribiendo solitos un buen trozo del libro gordo del rock, entre riffs como martillazos y el folklore de los bosques de la Britania.

Como las drogas y el vodka, la inspiración fue toda de ellos. De Your time is gonna come a la excepcional Ten years gone. Sería inútil intentar enumerar. Cuestión distinta es que a su millón de imitadores, de entonces, de poco después y de ahora, no les salieran igual las cosas. Cuestión distinta es que, tomando a LZ y a algunos más como modelos, el hard rock llegase, andando los años, a amanerarse tanto, con voces tan sobreactuadas y guitarras siempre clamando por el protagonismo absoluto, viniese o no viniese a cuento.

No es culpa de Jimmy. Él fue, ante todo, un creador. Técnicamente su tocar no era el más pulcro, pero eso no importa nada al lado de su intuición y su desconcertante inventiva. A él le pertenece Stairway to heaven; le pertenecen Black dog y That’s the way, The ocean y Tangerine. Él tiene el tesoro, y la llave del cofre, y la mansión que rodea al cofre con habitaciones llenas de Gibson Les Paul, y así.

Él es Jimmy Page y los demás no lo somos.

jimmypage

Anuncios

4 comentarios en “Jimmy Page

  1. Para mi el temazo de LZEPP es Ramble On, de desconcertante belleza,compuesto si no me equivoco el año 69…y vaya guitarreo de don Jimmy,claro que el resto de la banda+Robert Plant, están muy alto

  2. Me has hecho oírla de nuevo, y hacía mucho de la última vez. Gracias, por eso y también por los comentarios; me lo he pasado muy bien leyéndolos y contestándolos. Hasta otra!

Haz un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s