Carlos Santana

Es conectarse a la red, entrar en un foro cualquiera de guitarristas y encontrar un montón de gente despotricando de Carlos Santana. Que se repite, vienen a decir.

Santana tiene la desgracia de continuar vivo y en activo, habiendo actuado en Woodstock. Son muchos años para alguien que ná más toca la guitarra. Y se repite. Naturalmente que se repite. Abusa de sus tics. Naturalmente que abusa. La edad, el recorrido, la barriga llena desde hace tiempo. Tiene todo el derecho, Santana, porque son muchos los que han intentado estampar su huella en la historia del rock a base de instrumentales guitarrísticos, y sólo él lo ha conseguido plenamente. Una estrella que no ha cantado nunca y que no ha vivido a la sombra ni a la vera de un cantante. Es mucho decir. Es muchísimo decir.

No es justa tampoco la monserga técnica, recurrente en las generaciones que se han criado oyendo shredders. CS toca con limpieza y suficiencia cuando está fino. No es ningún fullero. Y para alumbrar instrumentales tan redondos, con todo el peso en la guitarra, uno ha de tener recursos.

Distinto es que sus clásicos, que son muchos, hayan caído y sigan cayendo, a diario, en las manos de cuanto guitarrista principiante existe en la tierra; porque la consecuencia es que todos hemos oído más veces los riffs y las frases santanianas mal tocados, que bien. E inconscientemente acabamos despojando a Europa, Samba pa tí o Moonflower de la exclusividad, la brillantez y la condición de piezas inmortales que les son propias. En su lugar, les cedemos algo de la rutina de la música didáctica, lo que no deja de ser una cruel paradoja en un músico que ha hecho de su manera especial de sonar, de tocar, su éxito mismo. Porque Santana sólo suena a Santana, y aún le sobra inspiración para declarar que él, cuando toca, visita cada nota.

Del lirismo del gran Carlos han aprendido muchos, y casi todos tienen una pizca de él en su saco. Pero en grabaciones como Rompe tu silencio, de los Girasoules, hay mucho más que esa pizca: una guitarra, la de Javier Vela, santaniana a chorro en todo lo bueno del adjetivo, que de alguna manera le hace justicia a esa forma de tocar, a ese sonido creado por el mexicano. Tan inspirador. Tan suyo.

carlos santana

Anuncios

4 comentarios en “Carlos Santana

  1. Santana es increíble y, efectivamente, injustamente vilipendiado. Caravanserai, Abraxas o Love, Devotion & Surrender (junto a McLaughlin) lo demuestran. Su mezcla de estilos, además de ser pionera, es muy inteligente y tiene mucho gusto. Creo que es un verdadero músico y, tal y como comentas en el post, uno de los pocos capaz de hacer instrumentales con guitarra. Y joder, que lleva tocando quinientos años y ahí sigue…

  2. Yo tampoco entiendo esa moda de ningunearlo. Un tío con un sonido emocionante y personalísimo, y autor de un montón de piezas ya inmortales que muchos han querido imitar sin éxito. No sé qué más se le puede pedir.

Haz un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s